Comenzaba el partido en la Rosaleda. La aficciones alentan, gritan, animan. Se palpaba en el ambiente la necesidad de ganar por parte de los dos equipos. Empezaba el partido sacando el Betis. Y con ello el primer susto. El ex malaguista Joaquín, ahora vistiendo la verdiblanca, dió el primer zarpazo, pero solo se quedó en un susto. Un aviso. Poco a poco el Málaga CF cogía el ritmo. Llegadas de mucho peligro pero sin llegar a culminar. El equipo de Javi Gracia llevaba la batuta del partido. El Málaga se sentía agusto.

El equipo, en general, funcionaba. Una maquina bien preparada. Comenzando por Kameni. El guardameta no falla. Siempre fiel a su buen juego. Sus reflejos y concentración hacen de él una apuesta segura. Cortando todas las jugadas del equipo rival, dejaba el marcador a cero en la primera parte.

La ocaciones llegaban pero el marcador seguía a cero. Juankar la tuvo en el minuto 32, pero la intervención de Adán dejó la oportunidad en nada. También llegaba el equipo rival. En el minuto 34, Cejudo se la pasa a Rubén Castro que aprovechando un despiste de la defensa del Málaga, dispara pero el balón se va por el costado de la portería.

El Betis no se sentía bien. Mostrando un juego diferente al que nos tiene acostumbrado, el equipo de Pepe Mel llegaba al área pero no culminaba. No podían delantar la líner ofensiva. Los centrales y la defensa del Málaga CF, le impedía desarrollar su juego. Desesperaba.

WhatsApp Marketing

Fruto de esa desesperación veian tarjeta amarilla Bruno y Cejudo en la primera parte. Pero tras el descanso las cosas cambiaros.

En el minuto 63 tras, cuando el Málaga creaba ocasiones y se veía comodo, llega Rubén Castro y marca. Un error de la defensa y la anticipación de Varela, le brindaron al jugador bético la ocasión perfecta para abrir el marcador. Un golpe en toda la cara. Se viene ariba la afición bética mientras la malaqueña se dedica a reaminar a los suyos.

A pesar de eso, el partido continúa, pero vuelven aparecer viejos fantasmas del Málaga. En otras ocasiones destaca su buen juego, pero nunca llega la victoria. El equipo de Javi Gracia intentaba, no bajaba los brazos. Dos jugadas a balon parado lanzados por Tighadouini hacían crecer la esperanza pero no eran más que batacazos. Una tras otras todas las ocaciones del equipo de Javi Gracia se quedaban en nada. En el minuto 44, Weligton se queda solo ante el guardamenta bético. Tras rematar por con la cabeza y hacer levantarse del asiento a todos los espectadores, el balón se va por uno de los costados de la portería. Otro batacazo.

Javi Gracia utilizó los tres cambios para poder anotar. Entraron en la segunda parte Cop, Horta y el joven Hachim Mastour. Pero nada. Otra vez un partido con las manos vacías, y a rozando la zona roja, el descenso. Un gol pesa mucho. A pesar de todo el trabajo, de todas las ocasiones, el Málaga CF pierde. Otro partido, otra derrota. Es difícil de asimilar por parte de la afición, que se despide de la plantilla entre aplausos y pitidos.

 

Sigueme

Jazmín Martínez

Periodista deportivo - Universidad de Málaga. Cada día te ofrezco noticias del Málaga CF y su actualidad.
Sigueme

Latest posts by Jazmín Martínez (see all)

Comentarios