Más de 20.000 malaguistas vieron como en 3 minutos su equipo puede echar a perder un partido. Dos centros laterales que acaban en gol, en el minuto 83 y 85 hacen que el Málaga siga otra semana más en puestos de descenso.

Desde un principio el Málaga se mostró más ambicioso que su rival. Con presión en todas las líneas y con pocas opciones para el Granada. El equipo lo intentaba con, el siempre insistente, Amrabat. Charles también tuvo alguna ocasión en la primera parte que no fue capaz de materializar. La presión por parte del Málaga seguía. Duda generó peligro con sus centros y hubo un posible penalti en el área del Granada por mano de Lombán.

A punto de terminar la primera parte, en el 45, Charles consiguió meterla entre los tres palos. Un centro perfecto de Miguel Torres, tras recuperación de Recio, dió lugar al primer gol malaguista del partido. Un remate espléndido acabó con su sequía goleadora.

El equipo de Sandoval mermaba el juego con las pérdidas de tiempo de su portero Andrés y de alguno de sus jugadores de campo. Además las continuas faltas, que no fueron castigadas con tarjetas por Estrada Fernández, hicieron que en algunos momentos de la primera parte no se jugara a nada.

WhatsApp Marketing

El Granada necesitaba un gol y estiró sus líneas al empezar la segunda parte. La segunda amarilla de Fernando Tissone, en el minuto 52, tras una patada a Fran Rico, ayudó al equipo de Sandoval en el arranque. La cosa se ponía fea.

Pero no fue así, el Granada se estiró tras la expulsión y los espacios aumentaron. Esto lo aprovecha bien el Málaga, que tuvo el partido en los pies de Charles y Amrabat. Juntos hicieron el 2-0. Charles centró, Amrabat remató, Andrés lo rechazó y Pablo Fornals, que había entrado por Duda tras la expulsión de Tissone, marca. Un conjunto de aciertos que hizo que el Málaga rozara la victoria con los dedos.

Pablo dio un paso adelante y se echó al equipo a la espalda. Tras el segundo gol, el equipo pudo meter el tercero. Primero Juankar y después Charles desperdiciaron dos ocasiones muy claras ante Andrés. El Granada se escapaba vivo. Y ahí llegó el despiste malaguista. El Granada despertó en La Rosaleda, tras 83 minutos prácticamente sin llegar. Primero El Arabi, tras un cabezazo  mal defendido por Angeleri. Tres minutos después fue Rochina, tras otro cabezazo imposible, el que marcó el segundo tanto.

Entre el primero y el segundo gol, volvió a jugar en La Rosaleda, Roque Santa Cruz. El delantero paraguayo entró para dominar el juego aéreo, ganar metros en esos minutos finales y poder respirar. Pero nada de esto fue posible porque llegó el segundo del Granada.

El equipo sigue sin tener suerte. Quiere y no puede. Los malaguistas apoyan, pero no es suficiente. Gracia sigue en peligro, la directiva que tampoco ayuda y con el empate de hoy, el Málaga pierde otra oportunidad para poder respirar fuera de los puestos de descenso.

Latest posts by Mercedes Martínez (see all)

Comentarios