La aspiración del Málaga, como dijo Javi Gracia en la rueda de prensa posterior, es “mejorar los resultados de la temporada pasada”. Siendo octavo y cumpliendo ese objetivo, salió el Málaga muy relajado a Balaídos. A los blanquiazules les faltó intensidad y chispa, pero es verdad que en la segunda parte del partido se acercó en ocasiones al empate.

Desde el primer momento se preveía que el partido sería muy igualado. Igualado, sin ocasiones e incluso aburrido a veces. Ambos equipos salían a cumplir el trámite. La primera ocasión clara del equipo rival llegó en el minuto 13. Pablo Hernández le dio una asistencia a Aspas, que no puso rematar.

Los minutos pasaban y el partido no terminaba de romperse. Ambos equipos estaban bien plantados pero el gol no llegó hasta pasada la media hora de juego. En el minuto 30 marcaba Nolito. La jugada comenzó en la banda izquierda en las botas de Nolito. Posteriormente, la pelota pasó por Aspas, que la pasó a la derecha donde estaba Orellana esperándola. Orellana devolvió la pelota al área pequeña donde apareció Nolito para empujar el balón al fondo de la red.

Al finalizar la primera parte los jugadores malagueños reclamaban al árbitro una jugada muy polémica. Según los blanquiazules el portero rival había tocado la pelota fuera del área por lo que pedían tarjeta, pero el árbitro no señaló nada.

WhatsApp Marketing

En la primera parte el Celta fue ligeramente mejor. Cuando ataco lo tuvo más claro. El Málaga no fue el de otras veces en la que se deja la piel atacando. Tuvo muy pocas ocasiones de goles. La más clara fue un tiro de falta directa de Recio. El que más peligro creaba por parte del Málaga era el Chory Castro.

En la segunda parte del encuentro el Málaga mereció. La oportunidad de empatar el encuentro la tuvo Camacho. De un pase de Atsu, la controló el maño, pero por falta de precisión al rematar o por la buena salida de Rubén Blanco, la ocasión se quedó en nada. Finalmente, el partido acabó con la victoria del equipo local, que adelanta al Athletic y se pone quinto.

La gran polémica del encuentro fue la expulsión de Javi Gracia. El entrenador del Málaga se pierde el siguiente partido ante Las Palmas. En rueda de prensa, Javi Gracia decía no saber la razón de su expulsión. Al parecer todo fue por la reclamación de una falta al cuarto árbitro.

El Málaga se va, pero deja la sensación de que el partido en Vigo fue un simple trámite que tenía que cumplir, aunque el Málaga tendría que haber ganado para asegurarse la 8 plaza en la clasificación ya que por detrás tiene a la Real Sociedad y Las Palmas.

Precisamente Las Palmas es el próximo rival del Málaga. Lo mejor que puede hacer el equipo de Javi Gracia es brindarle una victoria a la afición y cerrar una temporada muy buena.

Sigueme

Jazmín Martínez

Periodista deportivo - Universidad de Málaga. Cada día te ofrezco noticias del Málaga CF y su actualidad.
Sigueme

Latest posts by Jazmín Martínez (see all)

Comentarios