Semana de emociones y de importantes despedidas la que se ha vivido en Martiricos. El primero en anunciar su retirada del fútbol profesional fue Martín Demichelis y dos días después lo hizo Weligton. El lunes, el argentino convocó a los medios de comunicación en la Sala de Prensa Juan Cortés de La Rosaleda, y fue ahí donde anunció su retirada. Martín Demichelis cuelga las botas a los 36 años y después de haber pasado por grandes clubes como River Plate, Bayern de Munich, Atlético de Madrid, Manchester City y Espanyol, , además de sus dos etapas en el Málaga CF.

“Gracias al fútbol y gracias a todos ustedes, a partir de ahora seré un hincha más de esta institución, que me dio mucho, dos hijas andaluzas y malagueñas”, dijo Demichelis visiblemente emocionado. Ante la atenta mirada de sus actuales compañeros y cuerpo técnico confesó que colgar las botas en el Málaga CF “es un sueño”.

“Málaga me dio esas ganas que un jugador necesita para seguir siendo profesional, entrenarse y salir a competir”, explicó. Pero según apunta el central argentino: “Perdí la fuerza en las piernas y el poder de concentración”.

Demichelis hizo un repaso por cada equipo en el que estuvo, desde su club de la infancia, Justiniano Posse, un club humilde del interior de Argentina, pasando por la magnífica etapa de Champions con el Málaga y hasta su última etapa en el Espanyol, antes de recalar de nuevo en la Costa del Sol.

WhatsApp Marketing

Al final de su comparecencia tuvo palabras también para su agente Jorge Cyterszpiler, que había fallecido 7 días antes de que ‘Micho’ pusiera fin a su carrera como futbolista profesional. Además, agradeció a su familia, en especial a su mujer, por “acompañarlo todo estos años”.

Las emociones continuaban para los malaguistas y tan solo dos días después, Weligton, el capitán, el mariscal del Málaga CF, anunciaba que colgaba las botas tras 10 años como blanquiazul. No estuvo solo en su última rueda de prensa como jugador profesional, un sinfín de amigos, compañeros, periodistas llenaban la sala de prensa Juan Cortés. La gran mayoría de la plantilla del Málaga estuvo presente, así como el cuerpo técnico, los consejeros consultivos del equipo, los trabajadores de club, y su familia. Uno de los jugadores más grandes y de los más queridos que ha tenido del Málaga CF, el que ha estado en todas, en las buenas y en las no tan buenas se despedía, y nadie quería perdérselo.

En su última rueda de prensa Weligton no se pudo contener y fueron varias las ocasiones en las que rompió a llorar. Se acordó de su infancia, de sus padres y pidió a su familia que lo acompañara para seguir con su discurso. “Para seguir me gustaría que subieran mi mujer y mis hijas, estuvieron a mi lado en momentos buenos y malos. Siempre dijeron que tras un gran hombre había una gran mujer. Y en este caso es verdad. Dejó su profesión, su carrera, sus sueños, para seguirme. Dejó su vida para vivir la mía. Pasamos muchos momentos difíciles, me ha ayudado, incentivándome. Quiero dedicarme  a vivir tus sueños, tu vida, vivir al tu lado y al lado de mis hijas”.

“No jugué con una selección, no logré un título, pero sí que soy un vencedor y he conquistado muchas cosas. He competido contra grandes jugadores y clubes y pude compartir vestuario con gente como Demichelis, que ha sido un  grande. Compartí vestuario con gente que vi por la tele”, confesó el brasileño.

“Cuando aterricé, no sé por qué, algo me dijo que ésta era mi casa. Pasaron 10 años de muchas alegrías, de muchos triunfos. Creo que he crecido con el club, de la mano de él. Espero que seáis capaces de llevar al club a lo más alto, la ciudad lo merece. Gracias a todos los trabajados que me aguantaron. A vosotros, periodistas, que me ayudasteis con vuestras críticas, constructivas o destructivas, que también sirven. Gracias a vosotros. A todos los cuerpos técnicos, al cuerpo médico, los Pichitas. Pedir disculpas por si en algún momento hice o dije algo que molestó”, dijo emocionado Weligton.

Antes de terminar, quiso dar las gracias al presidente Al-Thani por “haber hecho un Málaga grande. A Arnau, a los compañeros, a los técnicos, que pongáis al club en lo más alto posible, que estemos entre los grandes de Europa. Y gracias a la afición, que me trató muy bien, me dio cariño. Os quiero muchísimo y nuestras vidas se cruzarán en un camino más adelante. No sé si pronto o más tarde volveré a esta casa”, finalizó el que ha sido, durante 10 años el central del Málaga por excelencia. El mismo que dejó su ficha libre en enero para que pudiera jugar el recién llegado Peñaranda.

En tan solo dos días, dos referencias y los encargados de que nadie se acercara a la portería del mejor Málaga CF de la historia se despidieron. En sus palabras quedan el agradecimiento y cariño que tienen a estos colores, a esta ciudad, a la afición y a todo lo que forma parte del Málaga CF.

Comentarios