Sergi Darder ha salido a la palestra para disculparse ante los aficionados mediante comunicado oficial por la forma en que salió del club el pasado 29 de Agosto con destino al Olympique de Lyon , señalando a la entidad como culpable de lo sucedido, acto que ha recibido respuesta por parte del club andaluz. El futbolista ha querido expresar su opinión acerca de la operación  de salida, dejando clara su postura de disconformidad con el club y señalándolo como único culpable de que éste saliera de la entidad blanquiazul, reconociendo que pidió su venta, pero fue por cómo estaban tratando al jugador.

Esta fue parte del comunicado:

“Lo prometido es deuda. Anuncié cuando se consumó mi traspaso al Olympique de Lyon que hablaría y a ello procedo. En primer lugar, quiero pedir perdón a la afición del Málaga. Entiendo el malestar que mi salida ha generado entre la hinchada. Yo sí pido perdón. Yo no controlé los tiempos del traspaso, ni conocía la venta de mis derechos a un inversor. Yo exigí que me dejaran salir, porque me sentía utilizado. Llevaba dos años en el mercado por expreso deseo del club. Ahora te vendo, ahora no te vendo. Ahora tráeme una oferta, esta oferta me gusta, la que antes me gustaba ahora no, prepara la maleta que te vas y después no. Sácate los billetes que sales mañana, ahora no; esta tarde tienes que ir al aeropuerto, hemos decidido finalmente que no… Y así un largo etcétera. Llegó un momento en el que entendí que esta inestabilidad no era lo mejor para mí y, desde ese instante, le expresé mi deseo al club de irme, inclusive le pedí al señor Al-Thani que me lo permitiera, a través de un mensaje personal por la única vía accesible para hablar con él, por Twitter. Lamentablemente, sin respuesta por su parte”

Duras palabras contra la directiva que no tardó en contestar al jugador “ya en la primera jornada de la temporada 2014-2015 intentó, en una maniobra casi idéntica, abandonar la disciplina del Málaga, en aquel caso, teniendo Oporto como destino. El club entiende que no caben lecciones de malaguismo en quien apenas un año después de su debut en el primer equipo quiso marcharse, lo que consiguió, muy a pesar de todas las jerarquías del club, gracias a una cláusula de obligado cumplimiento, este pasado verano”.

WhatsApp Marketing

En su comunicado, el club pretende hacer entender que “son malaguistas los jugadores que están defiendo su camiseta o lo han hecho con orgullo y honor, así como los dirigentes y propietarios, cuyo único interés es el bien general, la estabilidad, viabilidad y crecimiento de la entidad, que está por encima de sus profesionales y aficionados, a los que unen un escudo y unos colores…”

“no va a permitir que nadie ponga en duda la honorabilidad de sus propietarios y dirigentes, ni en este ni otros casos en los que son atacados con el único objetivo de deteriorar sus estructuras con fines personales o espurios”. Recalcó el club para finalizar la nota.

Es evidente que hay discrepancia de opinión entre ambos lados, ya que el jugador defiende que se vio obligado a marcharse, algo que el club categoriza de poca representación con la camiseta debido a su pensamiento de querer marcharse un año después de su llegada. Lo que está claro es que las dos partes tienen puntos de vista muy diferentes del tema y los verdaderos afectados, los aficionados no podrán ver a un jugador de la talla de Darder en su campo, y una ejecutiva que no muestra autocrítica alguna.

Comentarios