El partido comenzaba y el sol nos hacía disfrutar de un gran partido con una grandísima temperatura. Pero al igual que el tiempo, el Málaga CF empezaba prometiendo mucho, con un  juego, para luego nublarse, y acabar perdiendo. Otra derrota más. Un punto conseguido en la era del Gato Romero.

Después de muchas jornadas sin ganar, (hagan ustedes memoria, y recordad el partido contra el Deportivo de la Coruña y del gol de Ontiveros en el descuento), el Málaga CF necesitaba los puntos, necesitaba ganar para cambiar esta mala racha que lleva. Importante era también ilusionar de nuevo a los aficionados malaguistas desencantados con su equipo desde hace muchas jornadas.

El equipo blanquiazul empezaba bien, haciendo una buena presión y llegando en ocasiones claras, pero sin materializar ninguna de ellas. Los delanteros de este Málaga parece que están peleados con el gol.

En el minuto 13, Juanpi roba un balón cerca del área y comienza su internada que acaba con el rechace del portero que no puede aprovechar Michael Santos. Tan solo dos minutos después, lo volvía a intentar Santos, pero ahí estaba otra vez Diego López para salvar a su equipo.

WhatsApp Marketing

Y cuando nadie se lo esperaba, porque el Málaga CF estaba llegando en muchas ocasiones y además con claridad, llega el gol del Espanyol. Disparo desde lejos de Pablo Piatti, fuerte, raso y pegadito al palo de Kameni, que para colmo le vota justo antes de entrar.  Era la primera jugada en la que llegaba el equipo perico a la portería blanquiazul.

A partir de ahí el partido se enfrió y el equipo de Marcelo Romero llegaba con menos claridad. La más peligrosa hasta el descanso fue una de Michael Santos tras una falta sacada por Juanpi, que despeja Diego López y que Demichelis no puede aprovechar el rechace y lo manda arriba.

Algo bueno tuvo que contar el Gato Romero en el descanso, porque el Málaga CF salió enchufado en la segunda parte. Los primeros 15 minutos fueron blanquiazules. Juanpi fue el primero en casi sorprender con un centro cerrado al portero perico.

El siguiente fue Camacho, que la tuvo en dos ocasiones dentro del área. Ontiveros insistía por su banda, y por lo menos, sensación de peligro sí que estaba dando el conjunto de Marcelo Romero.

En esa etapa del partido, el Málaga merecía mucho más. Estaba siendo muy superior al conjunto perico, que defendía muy bien. Pero de nuevo las carencias del Málaga salieron a la luz y no fue capaz de conseguir un gol durante los 90 minutos.

Charles lo intentaba en dos ocasiones seguidas, en los últimos diez minutos. La primera con una volea que se va fuera y la otra con una chilena espectacular que Diego López despejó.

Otra derrota más. Lo peor de todo no son los tres puntos perdidos de nuevo en casa, lo que más molesta es que, en este partido, el Málaga se merecía mucho más, pero solo con merecer no sirve de nada. Toca seguir, y esperar que lleguen los resultados. Si puede ser cuanto antes mejor porque si esto no ocurre, el Málaga CF tiene que empezar a mirar con preocupación hacia los puestos de abajo y ahí sí que el sufrimiento estará servido.  P

Comentarios