El protagonista sin duda de este partido fue En-Nesyri. La primera victoria del Málaga no iba a ser un camino de rosas y, como viene siendo habitual el equipo, empezaba perdiendo con un gol en el 42. Los malaguistas tendrían que darle la vuelta al partido si querían que los tres puntos se quedaran en casa.

Los primeros 45 minutos estuvieron llenos de sombras. Malas combinaciones, la defensa haciendo agua, Kameni y sus controles dando sustos a los malaguistas allí presentes. Y por supuesto el gol del Eibar. Koné le dio espacio a Unai para que centrara, Rosales, que no estaba en su sitio, y Llorente que no midió bien el salto, dejaron a Nano que en el área pequeña cabeceara. Kameni sacó una mano prodigiosa. El rechace le cayó al propio atacante y el camerunés ya no pudo hacer nada.

Antes de llegar el descanso Sandro se sacó un golazo de la manga. Tras un balón del Chory, el canario se giró y el trallazo superó a Riesgo. Gol de calidad.

El Málaga, a partir de ahí, dominó al rival que tuvo pocas ocasiones. Eso sí, las que tuvo fueron con bastante peligro. Como una que tuvo Adrián o otra de Pedro León que Koné mandó a córner. Por el lado malaguista, Sandro fingió un penalti, por el que se llevó la amarilla, y estuvo cerca del gol.

WhatsApp Marketing

Entró En-Nesyri y la historia cambió. En él hay un delantero con gran futuro y calidad para triunfar donde quiera. Además de subir al marcador el gol decisivo del partido (golazo), el delantero marroquí ayudó a su defensa, perdió el tiempo que había que perder, entre otras cosas, que ayudaron a que el Málaga CF consiguiera su primera victoria en esta liga.

Latest posts by Mercedes Martínez (see all)

Comentarios